Active I - Vida Activa y Saludable para la tercera edad

La sociedad europea está envejeciendo muy rápido. Hay un desafío para educar a las personas de mayor edad sobre las medidas que se deben adoptar para mantener una vida sana y activa. Realizar actividad física regular y moderada puede retrasar disminuciones funcionales. Sin embargo, una alta proporción de personas mayores en la mayoría de los países llevan una vida sedentaria. El consorcio del proyecto propone soluciones para las personas mayores: pautas de vida saludables,  una nutrición adecuada, asesoramiento sobre el diseño de sus propios planes de vida saludables personales y asesorarlos sobre el ejercicio seguro y efectivo.

Para lograr estos objetivos , los socios han elaborado un informe de investigación que describe las necesidades de las personas mayores y de los componentes clave de un programa de vida saludable y activo; dicho documento se utilizara con el fin de diseñar contenidos aplicados a una formación dentro del ámbito de la vida sana; además se desarrollará un planificador de salud personal online, disponible para miles de personas mayores, que incluirá representaciones gráficas de los avances y logros; se ofrecerán cursos educativos innovadores para mejorar y mantener la salud en las personas de edad avanzada;  se formarán una serie de instructores que trabajen con las personas mayores ; se proporcionará un manual para la creación de centros de envejecimiento activo; se iniciará la campaña envejecimiento activo y organizará un gran evento deportivo de la tercera edad combinada con un evento de valorización por 500 personas mayores y personas relevantes en el ámbito de la tercera edad.

El proyecto tendrá un impacto en más de 2.000 personas. Desde el principal grupo objetivo de 50 adultos mayores, 100 recibirán capacitación Saludable Vida Activa en modo presencial y 500 a través de una agenda personal online. Más de 60 profesores recibirán capacitación durante y después de la duración del proyecto. Otros grupos que serán dinamizados durante y después de la duración del proyecto son las organizaciones activas de envejecimiento, instructores/monitores especializados en la tercera edad, el personal que trabaja en las organizaciones de los socios, otros consorcios que trabajan en proyectos de envejecimiento activo, las universidades que realizan investigación sobre el envejecimiento activo, los médicos generales que trabajan con las personas mayores, publicaciones deportivas y nutricionales periódicas relacionadas con el envejecimiento activo y con procesos de toma de decisión en este ámbito.